miércoles, 10 de noviembre de 2010

Serpientes en el agua de este cuarto




Por ajeno, el sueño realza
la disposición a sonreír.
Oculto por la palabra muerta
que entreabre los labios,
huye el miedo de su cuerpo,
y es humana.
La inteligencia abulta los párpados,
que es compañera de su sentir, que no calla.
Con fuerza significan las lineas de su cuerpo,
qué significa su espalda, su rostro, su sueño...
Una astronomía de acercamientos,
una promesa de sexo y compañía,
de compañera para los adentros.
Entre dejarse llevar y no dejar de buscar
se lee tu cuento. Para dormir con tu bondad,
mientras derramas tu bello empeño
de vida valiente,
siempre es un buen momento.

Imagen: Gustav Klimt, Serpientes Acuáticas II (Detalle)

5 comentarios:

Gabrielle Dupré dijo...

Hola Guillermo, llego a tí por Tecla, y leyéndote me doy cuenta de que desbordas sensibilidad.

Acompañas a la perfección tus versos y la fotografía, esta que has puesto es la comunión exacta con lo has escrito.

Muchas felicidades!

Te saludo desde México!

tecla dijo...

Estoy realmente conmovida por ti.
Y por como escribes.
Y por todo el Universo que llevas dentro.
Gracias Guillermo por tu presencia y por todo cuanto me aportas.
Un beso.

Guillermo dijo...

Cara y cruz. El parto, mi tormenta de letras, el escribir, es mi cruz, de clavos y canela. Conmover, conmutar, provocar... es dar la cara.

Gracias.

Violeta dijo...

El sueño, los sueños...pase lo que pase, siempre es un buen momento para soñar Guille.

Un besito grande, Grande.

PD. Lo cierto es que me gusta mucho más en mi libreta, será por la letra manuscrita o porque puedo tocar la página...vete tú a saber...;)

Guillermo dijo...

Será lo de tocar.

Según como te pillen, los sueños los llevas a cuestas y sudando, o los llevas puestos, como una camisa holgada de tela suave y fresca. Siempre están las benzodiazepinas.

Lo que echo de menos tus posdatas, Vio.