domingo, 14 de noviembre de 2010

De El Árbol de la Ciencia

"Uno tiene la angustia, la desesperación de no saber que hacer con la vida, de no tener un plan, de encontrarse perdido, sin brújula, sin luz a donde dirigirse. ¿Qué se hace con la vida? ¿Qué dirección se le da? Si la vida fuera tan fuerte que le arrastrara a uno, el pensar sería una maravilla, algo como para el caminante detenerse y sentarse a la sombra de un árbol, algo como penetrar en un oasis de paz; pero la vida es estúpida, sin emociones, sin accidentes, al menos aquí, y creo que en todas partes, y el pensamiento se llena de terrores como compensación a la esterilidad emocional de la existencia."

"En todas partes y en todas las épocas los conductores de hombres son prometedores de paraísos."

Pío Baroja, El Árbol de la Ciencia.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Serpientes en el agua de este cuarto




Por ajeno, el sueño realza
la disposición a sonreír.
Oculto por la palabra muerta
que entreabre los labios,
huye el miedo de su cuerpo,
y es humana.
La inteligencia abulta los párpados,
que es compañera de su sentir, que no calla.
Con fuerza significan las lineas de su cuerpo,
qué significa su espalda, su rostro, su sueño...
Una astronomía de acercamientos,
una promesa de sexo y compañía,
de compañera para los adentros.
Entre dejarse llevar y no dejar de buscar
se lee tu cuento. Para dormir con tu bondad,
mientras derramas tu bello empeño
de vida valiente,
siempre es un buen momento.

Imagen: Gustav Klimt, Serpientes Acuáticas II (Detalle)