domingo, 17 de octubre de 2010

A lo que me refiero

Hay que romperse los dientes con arte,
hay que dormirla acompañado,
hay que insultar sin ensañarse,
hay que planificar bien el pasado.

Hay que bañarse en aceite, y chorreando, 
acostarse a cumplir con lo pactado:
¡ay, amiga! Hay que hacer lo duro blando.

Hay que regar las flores con ginebra,
hay que invertir en contrabando,
hay que amar a las culebras,
y guardar el cascabel para otro gato.

3 comentarios:

tecla dijo...

¿Regar las flores con ginebra? Lo podría probarrrr.
En cuanto a la culebra, ni hablar. De eso nada.
A no ser que le eche los cascabeles a l gato.
Eres bueno. Mi puñetero poeta.

Guillermo dijo...

Los momentos bajos abonan la creatividad. Y este es un tipo de momento bajo que no conocía.

tecla dijo...

Yo estoy ahora en ese momento bajo que tampoco conocía. Gracias por venir a auyentarlo, Guillermo. Y por estar ahí. Al pie del cañón.