jueves, 12 de agosto de 2010

Notas de Tailandia (I)

03/08/2010: Bangkok

Escribir por insomnio en Bangkok a las seis de la mañana podría ser señal de que todo va demasiado bien, o no, o todo lo contrario. Puede que sólo sea el jet lag.
Hay una serie de promesas que le haces y te hace esta ciudad, que se pierden y deshacen en el calor masticable del trópico. Hay toda una gama de insatisfacciones que van muy bien para perder el tiempo. Repartir todo el encanto entre los más de veinte mil km. que nos separan de casa y que nos salga a cuenta, parece no obstante, una imposibilidad basada en hechos reales. Puede ser que Bangkok exista.
Entre la comida Thai, las putas perfectas de oriente y el mercado de flores se quedan por ahora las impresiones de estos primeros días, a la espera de los templos o wats. De momento sigo tan dispuesto a pagar la fianza de mis mitos, como a cobrar el seguro de sus muertes.

No hay comentarios: