lunes, 28 de septiembre de 2009

Estudiantes por el Intelecto y la Revolución

Cruzando la puerta de latón que da al pasillo de la Olavide, unos quince metros más allá de las máquinas expendedoras y los microondas en caso de que uno venga desde la cafetería antigua, resiste sobre una chapa de metal que hace las veces de portillo para una ventana con los cristales rotos, una pegatina tamaño cuartilla, en blanco y negro, con las siguientes proclamas:
<< ¡Únete al colectivo de Estudiantes por el Intelecto y la Revolución! Que tu expediente no sufra las consecuencias de tu comprometida militancia, conserva el grado de excelencia propio de las juventudes socialistas ¡Organízate, lucha, y obtén matrículas! ¡Haz la Revolución en tus horas muertas! Asiste a nuestras reuniones en la Plaza de Andalucía cada semana, todos… >>
La esquina donde figuraba la hora y el día de la semana ha sido arrancada, seguramente por algún falangista demente.
Si uno volviera sobre sus pasos, es decir, a la cafetería, y se sentara en el bordillo de la esquina del fondo del patio al que dan sus puertas, pero además pudiera volver también exactamente diez años y un par de horas atrás, tendría la oportunidad única, el privilegio raro, de escuchar, desde un ángulo sombreado en el que no levantaría sospechas, la siguiente conversación:
-Lo que yo creo, y estaréis de acuerdo, es que a día de hoy, cuando todo hijo de vecino puede ir a la universidad, y eso está claro, gracias a los logros de la lucha obrera de las últimas décadas, son los de las juventudes izquierdistas de uno u otro signo, los hijos me refiero, los que, incluso en las facultades, mantienen vivas inquietudes y actividades culturales. Somos los que continuamos elevando la media académica.
-Sólo hay que echar un vistazo a las actas de calificaciones. Y eso incluso en una carrera técnica como la nuestra. Ecologista, pero técnica. No te digo ya en Filosofía, en Antropología…
-Son los antiguos hábitos: la lectura, la conciencia política, la militancia…
-¡Ah! pero en militancia no podemos compararnos a nuestros padres… Mi madre aún culpa al PT de haber terminado estudiando Magisterio en vez de acabar Medicina. O tu padre, trostko… tu padre, te digo, joder lo que grita la gente para tomarse un café ¿Crees que alguno terminaremos con el hígado roto a ostias por infiltrarnos en algún sitio?
-Desde luego, las palizas en las comisarías no están tan a la orden del día. El problema es mantener el expediente, para seguir optando a las becas y ayudas gubernamentales ¡No vamos a dejar el dinero público, y aún los puestos de investigación y docencia universitaria, a los hijos de los ricos y acomodados! Para que encima sigan votando por sistemas no progresivos o por políticas de déficit cero… ¿queréis otro café?
-Yo prefiero una cerveza que son ya casi las once, ve tú, anda, que me estoy liando uno…
-Lo largas que se hacen estas horas muertas entre las clases…
En los sótanos que se encuentran bajo el pasillo inferior de la universidad, al cual se abren claraboyas reforzadas capaces de resistir los paseos diarios de miles de estudiantes, se amontonan viejísimos computadores que un día estuvieron a disposición del alumnado que antes recibía clases en la institución. Si uno pudiera escudriñar entre todo el cableado pelado y enredado, si pudiera destripar todo aquel hardware desfasado y polvoriento, tal vez pudiera encontrar, en un archivo de recuperación de correo electrónico, el mensaje transcrito a continuación:

Dirección: estudiantesporelintelecto@gmail.com
CC:
CO:
Asunto: Dichoso horario de las reuniones

Estimados portavoces de la EIR:
Les escribo para exponer mis argumentos acerca de la controversia y desencanto por el horario y lugar de reunión de nuestro grupo. Han de saber que de pequeño sólo me dejaban jugar en la calle hasta las siete y media. Y me acostaba a las diez. Luego mis puestas de sol eran todas horas muertas ¡Cuánto daño! Como diría Krahe. Me levanto a las siete y media, justo a tiempo para dormirme la primera hora de clase ¡Qué sueño! Que digo yo. Hoy día, hay que tener licencia para jugar con cuatro amigos apostando dinero a las siete y media ¡Qué desparpajo! Juguemos con garbancitos, y si gano, les invito a un cocido. Podríamos jugar en un café de París. Les Deux Magots abre a las siete y media. O ya puestos, pidamos imposibles: que un puñado de inquietérrimos, atareadísimos y policromáticos universitarios acertemos en el corazón a esas horas que hay que matar para asistir a una reunión. Yo entre la una y las cuatro y media me alimento, voy a clases, me duermo mezquinas siestas asesinas de horas lozanas. Y a veces la semana pasada iba a la primera reunión de un grupo de estudiantes socialistas para darme cuenta de que era el único que asistía a una reunión de un grupo de estudiantes socialistas cuya primera sesión caía en horas muertas. Puesto que había que votar un horario definitivo, si soy el único, me dije, esta es la mía, ya tengo otra forma de matar mis horas sin que nadie me quiera rebatir la personalidad horaria de los ajusticiados. Pero no ¡Pardiez! ¡Por Dios! ¡Perdón! Por la blasfemia. En fin, que a pesar de su oposición, me gustaría acabar con la hegemonía deshonesta, opresora, absolutista y fascista de las siete y media. Aunque en el fondo me da igual, porque la hora de las doce a la una me suena a socialdemócrata de centro derecha, de una a dos a populismo barato, de dos a tres me pisa el gimnasio, y de tres a cuatro me vuelvo de clase media y no me interesa la política. Los viernes, no obstante, me deshago en cuidados para que no se me mueran las horas, y no hay mejor UCI que un bar ni mejor suero salino que un par de cervezas. El emplazamiento me trae sin cuidado -rectifico, Les Deux Magots me pilla un poco lejos-. Así que mi voto va para el tripartito de la tarde de los viernes, y el lugar se lo dejo a ustedes, para que puedan mimar mejor sus horas, con la humilde sugerencia de que sea un café donde el bullicio suene a docto, o no suene demasiado (por pedir otro imposible). Espero que este correo se encuentre a la altura intelectual requerida. Con mis mejores deseos, pueden ustedes besarme un pie.

Atentamente, su primer y único afiliado.

(continuará)

9 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

[url=http://aziatransbud.com.ua/autoservices.html]продам песок овражный[/url]

Anónimo dijo...

top [url=http://www.001casino.com/]casino online[/url] brake the latest [url=http://www.realcazinoz.com/]casino games[/url] unshackled no consign bonus at the foremost [url=http://www.baywatchcasino.com/]online casino
[/url].

Anónimo dijo...


[url=http://gaia.wikia.com/index.php?title=Crazy-Though-Motivational-Quotes-About-Cheap-NHL-Jerseys][b]Cheap NHL Jerseys[/b][/url]
[url=http://ndsa.ezphotoscanning.net/wiki/index.php?title=Odd-Nevertheless-Inspirational-Quotes-Regarding-Cheap-NHL-Jerseys][b]Cheap NHL Jerseys[/b][/url]
[url=http://www.bigpiranha.info/story.php?title=avoid-protesting-and-commence-a-personal-cheap-nhl-jerseys-promoting-in-exchange][b]Cheap NHL Jerseys[/b][/url]
[url=http://ravenwicke.com/wiki/index.php?title=A-Number-Of-Things-To-Make-Ease-Of-michael-kors-outlet][b]michael kors outlet[/b][/url]
[url=http://wikimommy.com/index.php?title=Sac-longchamp-Creators-Join-Forces][b]sac longchamp pas cher[/b][/url]

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.